YAPEYU - PROVINCIA DE CORRIENTES | Miércoles 22 de Octubre de 2014
 
 
La ciudad fue fundada como una reducción el 4 de febrero de 1627 por los jesuitas Pedro Romero y Nicolás Mastrilli Durán, quienes le dieron el nombre de "Nuestra Señora de los Santos Reyes Magos de Yapeyú o Nuestra Señora de los Tres Reyes de Yapeyú.
 
  Inicio
Llamados: 03772 493187
Mensajes: 03772 15400002
Em@il:
radioyapeyu@hotmail.com
 
Historia de YAPEYÚ

(Por el profesor Carlos Da costa)

Los datos que dan sustento a este artículo sobre la fundación de Nuestra Señora de los Reyes de Yapeyú, -tal su denominación original- surgen de un documento de incontrastable legitimidad: la Duodécima Carta Anua, firmada por el Padre Provincial Nicolás Mastrilli Durán, con fecha 12 de Noviembre de 1628 y que se encuentra en los archivos de la Compañía de Jesús en España. Hago esta aclaración, porque mucho se ha escrito sobre la fundación de Yapeyú, mencionando distintas fechas y personajes como fundadores, que en la mayoría de los casos no condicen con la verdad histórica.

En la organización Misional de la compañía de Jesús, el Provincial era la máxima autoridad de una provincia, jurisdicción, en las que se dividían sus posesiones, y la carta Anua, un informe, una especie de memoria o rendición de cuentas de todo lo actuado, o hecho en un determinado período de tiempo, que los Padres Provinciales enviaban al Padre General de la Compañía de Jesús, con un pormenorizado relato de el acontecer de su provincia.

-Yapeyú no tuvo un solo fundador. Si se toma en cuenta el acto de fundación realizado el 4 de febrero de 1627, estuvo presidido por el Provincial Nicolás Mastrilli Durán, el Padre Roque Gonzáles de Santa Cruz y el padre Pedro Romero quien sería designado el primer cura párroco.

-¿Por qué se eligió este punto geográfico para la fundación de Yapeyú?
-Yapeyú se encuentra en el centro este de la provincia de Corrientes (29 º de Lat. Sur y 56 Long. Oeste) sobre el Río Uruguay, en la desembocadura del arroyo que hoy tiene el nombre de Guavirabí, llamado entonces por los nativos, Yapeyú.
Según el Profesor José Miguel Irigoyen, prestigioso estudioso de la lengua guaraní, este pueblo acostumbraba a llamar a los ríos, lagunas, parajes, con el nombre de alguna planta, o animal que abundara en el lugar. En este caso, los primitivos habitantes de esta región, llamaban a dicho arroyo, Yahapé o Yahapeyú, nombre derivado del que daban a la conocida planta “paja brava”, usada para techar, que abundaba en la zona. Con el uso se habría transformado primero en Yaapeyú y finalmente en Yapeyú, denominación que se hizo extensiva a todo el paraje.

Distintas razones condujeron a los Sacerdotes Jesuítas a fundar esta localidad en 1627.
La más importante, se relaciona con la preocupación Geopolítica de la corona española, de frenar el avance portugués hacia el sur, ocupando la banda oriental del río Uruguay, región sobre la cual Portugal venía dando pasos firmes y decididos.
Afirma el historiador Magnus Mörner, “es evidente que esa misión estaba destinada a facilitar la realización del viejo plan de alcanzar la costa de Santa Catalina y fundar allí un puerto”.

En este sentido, debe tenerse en cuenta la decisión política tomada por el Gobernador de Buenos Aires Francisco de Céspedes, de fundar poblaciones en esta región.
Pero siguiendo la lectura de la carta anua del Padre Nicolas Mastrilli, encontramos otros fundamentos para esta decisión: “Yapeyú era un punto muy importante, porque por allí se podría comunicar con una extensa región que iba hasta el Brasil de entonces y que se suponía muy poblada de infieles; además la ocupación de esa estratégica posición geográfica por la Compañía, significaba hacerse señores del paso “para subir y bajar a Buenos Aires, cosa de suma importancia para el gobierno y comodidad de estas reducciones por la brevedad del camino, respecto del que se andaba antes que este se abriera…”

Hay además otra razón muy fuerte para que este punto geográfico fuera el elegido: sus habitantes, donde predominaban los guaraníes. Estos ya eran en cierto modo conocidos por algunos misioneros, como el Padre Roque Gonzáles, que entendía su lengua, y seguramente muchos aspectos de su cultura, lo cual era esencial en la estrategia jesuítica de acercamiento a los nativos.

El arroyo Guavirabí, era, según algunos autores, el límite territorial de la nación guaraní al sur. Mas allá poblaban otra tribus, mas belicosas, menos sumisas podríamos decir, que se encontraban en un estadio cultural más atrasado, no cultivaban, no tenían alfarería como por ejemplo Los charrúas.

Dice el Profesor Savoíni: “los indígenas tenían aproximadamente esta localización: los “Yarós” a lo largo del río Uruguay en ambas márgenes, entre el río Ibicuy y Cuareim; los “Caarós” en islas e islotes del curso de agua (islas Yapeyú, Saudade, Pacú etc), los Charrúas a partir del río Guavirabí hacia el sur, y los Guaraníes en ambas márgenes del río Guavirabí, que constituía el límite meridional en su distribución en la provincia de Corrientes”.

-Los hechos que concluyeron en la fundación:
La conquista efectiva de la zona del Uruguay por la Compañía de Jesús, se inició con la fundación, por el padre Roque Gonzáles de Santa Cruz, de la reducción de Concepción, realizada el 8 de diciembre de 1619, sobre la márgen derecha de aquel río y a unos diez kilómetros de la costa, en el mismo lugar donde actualmente se encuentra la ciudad de Concepción de la Sierra provincia de Misiones.

Pese a algunos intentos de Gonzáles de avanzar hacia el sur, no progresó debido a la resistencia de los naturales a perder su libertad y modificar sus hábitos de vida.
A principios de 1626 el Padre Pedro Romero que se encontraba en Buenos Aires hizo una entrada río arriba por el Uruguay a, llegando hasta la zona de Paso de los Libres, pero debió regresar intimado por los indios Charruas que amenazaron matarlo.
Fue en esta época que el Gobernador de Buenos Aires don Francisco Javier de Céspedes, comisionó al español Hernando de Zayas, después de entablar relaciones con un cacique guaraní del Uruguay por intermedio de algunos charrúas que llegaban a Buenos Aires, para que llevara una carta al Padre Roque Gonzáles que se encontraba en Concepción, para lo cual debía navegar río arriba el Uruguay.

Zayas que era hombre práctico en tratar con los guaraníes y entendía perfectamente su lengua, inició este viaje en canoa en la cuaresma de 1626, lo que hace pensar que sería a fines de febrero o principios de marzo.

Según la carta anua mencionada, habría sido en la región de Paso de los Libres o mas al sur donde Zayas se habría encontrado con los charrúas quienes le salieron al paso amenazándolo. Esta vez, no obligaron a regresar al enviado del gobernador, sino que enterados de sus propósitos, previas consultas a “los caciques de la tierra” y después de casi dos meses de espera lo dejaron seguir viaje.

Zayas llegó a Concepción y entregó al padre Gonzáles la carta de la que era portador. Enterado este de su contenido que era una invitación del gobernador para bajar a Buenos Aires, el misionero la aceptó y sin pérdida de tiempo, se puso en camino acompañado del mismo Zayas y de una comitiva de naturales, encabezada por el cacique Santiago Ñeeazá o Nezú le llaman otros autores.
Los viajeros llegaron a Buenos Aires el día de San Juan Bautista, el 24 de junio de 1626. Fueron recibidos allí con gran demostración de júbilo por parte del señor gobernador.

El cacique Ñeeazá en nombre de todos los otros caciques e indios guaraníes le rindió obediencia al Gobernador Céspedes y le prometió que procuraría que los caciques de todo el Uruguay se redujesen a la fé católica y servicio de su magestad.

El gobernador trató diversos asuntos con el misionero jesuita y en particular sobre el modo que se había de guardar en la conversión de los nativos.

El 4 de julio de 1626, el gobernador de Buenos Aires, hizo entrega a la Compañía de Jesús en la persona del padre Roque Gonzáles de Santa Cruz, de las denominadas Provincia del Uruguay y del Tape, para que la Compañía fundara reducciones y nombrara autoridades.

El padre Gonzáles después de permanecer diez días en Buenos Aires, regresó a Concepción en la misma forma y por el mismo camino, el río Uruguay, por el cual había ido. Lo acompañaba ahora además el Padre Miguel de Ampuero que se encontraba en el Colegio Jesuítico de Buenos Aires.

Gonzáles no se ocupó inmediatamente de fundar Yapeyú, sino que se dedicó a fundar otros pueblos como por ejemplo San Nicolás de Piratiní Y San Javier de Yaguaratíes. Recién cuando Mastrilli arribó del Guayrá designado gobernador se decidieron a emprender la expedición fundadora de Yapeyú.

Dice Mastrilli: “Cuando volví de Guayrá, confirmándome cada día más en que convenía ocupar este punto, me determiné ir yo allá con el padre Roque y el padre Pedro Romero, y dar principio a la fundación con los indios que hallase por pocos que fuesen. Hicimos nuestro viaje y hallamos solo tres casas con cien indios, los cuales me recibieron con alegría y repartiéndoles algunas cosas que yo llevaba para ganarles las voluntades nos quedaron muy amigos, y gustaron mucho que quisiésemos fundar allí pueblo, dando ello principio con mucho contento a cuatro de febrero del año pasado 27”

 
 
Sitio Oficial de la Municipalidad de Yapeyú
Sargento Cabral S/N, 3231 Yapeyú, Corrientes, Argentina
Teléfono: 03772-493013
YAPEYU - Corrientes - ARG - radioyapeyu@hotmail.com
Copyright ©2011 | www.todoyapeyu.com.ar
Todos los derechos reservados